Loading...

lunes, 19 de enero de 2015

Ya no había vuelta atrás



Justo en aquel preciso momento, fue plenamente consciente de que todos sus sentimientos habían despegado hacia el abismo, sin ni tan siquiera saber de la posible existencia de una red de protección, por si todo fallaba... Fue después de tirar aquella última carta al buzón, cuando pensó que quizás se habría convertido en un camicace, sin haberlo ni planeado, pero en uno cargado del peor explosivo que pueda existir: aquel que hace que reviente un corazón, rebosante de amor sin poder ser entregado a su destino y siendo devuelto al portador de ese cheque sin fondo... Pero ya no había vuelta atrás.

"Destino inexistente" esa podía ser la única forma de salvarse si, así, le devolviera el cartero, todas aquellas cartas que decidió mandarle, cartas que le había estado escribiendo cada noche, desde hacía más de un año, desde el primer día en que la vio y donde le confesaba su amor más puro y sincero, donde le había escrito sus mejores poesías, donde le decía que ya no podía callar más, donde le contaba todas las noches que había pasado en vela, imaginando tan sólo un beso suyo o quizás poder cogerla de la mano y pasear o simplemente estar cerca de ella y poderle hablar.

Solo se consolaba con la mera ilusión de una simple respuesta, donde le diera una oportunidad de conocerla, aunque sabía que aquello era demasiado esperar, pues la sentía tan lejos de su alcance, ni más ni menos que porque jamás se había sentido amado de verdad y no sólo creía que eso nunca le iba a pasar, sino que además era tan imposible con ella, pues era su mejor sueño, su amor imposible... Pero ya no había vuelta atrás..

Y una mañana, al dirigirse hacia el trabajo, soñoliento y sin ilusión, como cada día, abrió el buzón y encontró: --"Llámame, me han apasionado tus cartas, me gustaría conocerte"- en una nota con un número de teléfono... ¡¡era ella!! pues en su última carta, por fin, se había armado de valor y había decidido ponerle el remitente... De repente, le faltaba la respiración, las palmas de sus manos empezaron a sudar, notó cómo la sangre le subía a la cabeza y sentía que iban a estallar sus mejillas, su corazón palpitaba a tal velocidad que le dio vértigo, sus piernas, perdían fuerza a cada instante y ¡pensó que se desmayaba! no podía creer que aquello le estuviera afectando de esa manera, debía controlarse, ¡era un hombre!... respiró hondo, volvió a entrar en casa unos minutos, fue al baño, se empapó la cara con agua fría y se calmó. 

Luego, ya tranquilo en su despacho, encontró un momento y la llamó. Cuando colgó, se sorprendió a sí mismo sonriendo, no se acordaba ni cuándo había sido la última vez en que se sintió tan vivo, feliz, ilusionado... y pensó en cuánta razón tenía su abuelo, al repetirle tantas veces, de niño: -los sueños sólo se cumplen cuando se lucha por ellos-. Y ahora sí que ya no habría vuelta atrás...

Gemma-Enoa

P.p. Espero que os guste la canción de Hammerfall, para mi gusto, una de las mejores baladas que puedan existir.. Un abrazo a tod@s mis amig@s blogger@s!


viernes, 8 de agosto de 2014

¿Eres impulsiv@?





Hace algún tiempo, reconozco que era bastante impulsiva, tampoco algo exagerado, pero sí que me pasaba, a veces, que me arrepentía de cosas que consideraba tenía que haberme controlado. Ahora, con los años, la verdad es que (todo y seguir aprendiendo) considero que he mejorado mucho en ese aspecto, a base de estudiarme a mi misma, en diversas situaciones, aquello que dicen "contar hasta diez" pues sí, funciona para, por lo menos, analizar la situación en la que estás, observarte a ti mism@, respirar y pensar antes de actuar o hablar, porque no sólo se puede ser impulsivo actuando, sinó también hablando, cuando un@, realmente, lo que tendría que hacer  (en según qué momento) es callar o controlar lo que se va a decir, ante según quién.

Tal como dicen y que suena a tópico, lo de : "la confianza da asco", en este tema, la verdad es que muchas veces resulta cierto, pues somos tan "nosotros mismos" con quien más tenemos confianza, que a veces, nos sobrepasamos y abusamos de ello. Esa ha sido la parte que más me ha costado controlar, pues todos sabemos que amigos, familiares, compañeros, a veces, nos prueban o prueban la relación que tenemos con ellos, con aquello de "a ver hasta dónde puedo llegar", ¿verdad? a más de un@ que me está leyendo le habrá pasado, que va aguantando y aguantando, una y otra cosa, uno y otro día, hasta que llega un momento que ya no puede más y de repente, explota, cual bomba se tratara :

- ¡Basta ya!-

Y digo yo: ¿no es mejor pararlo a tiempo y no tener que llegar a ese punto? Creo que las cosas hay que ir frenándolas en su momento, porque, de acuerdo, hay confianza, hay cariño, amistad y quizás amor si es familia o pareja.. pero hay que saber ir dejando claros los límites, a los demás, para que no los sobrepasen.

Pues resulta que yo soy signo de fuego, sagitario, no sé si eso influirá o no en este tema, porque el que es impulsivo, lo es, sea del signo zodiacal que sea, pero bueno, relacionando la impulsividad con pertenecer a ese elemento, a mi me pasa que siento ese fuego muy dentro de mi y muchas veces, tengo que controlarlo, porque tanto en lo bueno como en lo malo, cuando nacen emociones poderosas, es cuando parece que todo se desborda, la sangre corre a toda velocidad, como hirbiendo, sientes cómo el caballo, que hay dentro de ti, se desboca y es entonces, cuando hay que tomar las riendas si no queremos que el caballo galope sin rumbo y nos lleve a algún lugar del que luego nos cueste o no podamos regresar.

Ahí está el truco, que la razón tome las riendas de los sentimientos y/o emociones y no dejar que éstos últimos manden en nosotros. Para poner un ejemplo, en las emociones positivas, podemos hasta ponernos a saltar o bailar en mitad de la calle! o darnos cuenta de que estamos besando a nuestra pareja, demasiado efusivamente en público (no digo que sea malo eh, pero según cómo y con quién, desde un punto de vista sociológico, puede estar fuera de lugar) o en las negativas, de repente, oirnos a nosotros mismos gritando, para defendernos de algo o alguien.

Hace tiempo que no soporto los gritos de los demás y les llamo la atención y les digo que si me gritan no hablo con ellos y lo llevo a cabo, si siguen gritándome, me doy media vuelta y me voy o dejo de prestarles atención, para que se den cuenta que, conmigo, así no van a ninguna parte; pero lo puedo hacer porque he aprendido a controlar ese impulso y ser yo la primera que habla desde la calma y sin gritar, porque hace tiempo aprendí que cuando dos personas se gritan, a la vez que se están faltando el respeto, están entrando en una guerra de poder, de la que difícilmente saldrá algún acuerdo.

Y sin alargarme mucho más, sólo acabaré hablando de esa palabra que, últimamente, parece como un virus, porque ya se va oyendo, cada vez en más ámbitos y que para mi, ha sido muy beneficioso conocer su significado : la asertividad, que es una manera de comunicarse con los demás, de una forma sincera, pero respetuosa, es saber decir "no" cuando queremos decir no, claramente, pero sin ofender a nadie, solo defendiendo nuestra libertad de decisión y resulta una manera muy adecuada de poner límites a los demás, cuando algo, que nos hacen o nos dicen, no nos gusta y así no tener que llegar al "basta ya" que decía antes; Otro día me alargaré más sobre esta mágica palabra, porque creo, totalmente, en que quien es asertivo tiene muchísimo ganado, consigo mism@, en su relación con los demás y con el mundo.

Gracias por leerme y si me dejais comentario, más feliz todavía :)
Un abrazo amig@s bloguer@s, los que estéis de vacaciones, a disfrutar y los que no, ya llegarán!.

Gemma-Enoa

Pd. Me encanta esta canción, espero que os guste. 

martes, 29 de octubre de 2013

¿Víctima del mundo o responsable de ti mism@?

En mis relaciones personales, amistades, familia, etc… no soy un perro apaleado, que cuando vive una injusticia pone cara de pena y se agacha, esperando otra reprimenda u otro azote, ¡¡no!! porque soy consciente de que no soy una víctima del mundo, sobre todo, porque sé que yo soy la única responsable de mí misma y no voy a dejar que nadie me haga daño.

A mi me han enseñado que “obras, son amores y no buenas razones” y que “el movimiento se demuestra andando” ¿de qué me vale que me dediquen los mejores sentimientos, que me canten las más hermosas canciones o que me reciten las más bellas poesías, (todo es un decir) si luego no me demuestran, en acciones, lo que me predican?

Quizás las experiencias me han endurecido, en el aspecto de no dar más oportunidades a alguien que ya me ha fallado y/o herido, más de una vez y no precisamente por lo que yo esperaba de esa persona, sinó todo lo contrario, por actitudes, palabras o hechos que no me esperaba de ella y me han herido.

La verdad es que me consuela y me hace muy feliz el hecho de que tengo a varias personas a mi lado, que desde hace muchos años están en mi vida y me demuestran que siguen ahí, que puedo contar con ellas, de las que me consta que me aceptan y me quieren tal como soy, ¡¡por algo será!! porque si fuera por otra gente que he ido conociendo estos últimos años y que ya dejé atrás (menosmal), me harían creer que soy poco tolerante al no aceptar sus malos tratos,  tales como : posesividad, envidias, celos, abusos de confianza, chantages emocionales y psicológicos y demás (podría alargarme bastante más, pero no viene al caso)… creo que he dado bastantes oportunidades a este tipo de gente, demasiadas, hasta quedar totalmente desgastada y dolida, saliendo demasiado perjudicada de su lado y después, lo mío me ha costado recuperarme…

A partir de ahora, me toca escuchar, ver y observar mucho más a aquell@s que quieran acercarse a mi (o viceversa) y a la mínima señal que reciba, (porque sí, siempre hay señales) ir con mucho más cuidado y poner algo de distancia, para ver cómo va evolucionando todo, (si es que tiene que evolucionar) o poner mucha más distancia si esas señales se van repitiendo, en el tiempo.

Yo siempre he tenido una máxima y es que lo que más deseo, en el mundo, es que la gente que esté a mi lado sea feliz, que todo les vaya lo mejor posible, que disfruten de mi compañía, el tiempo que compartamos, que sepan valorar lo que les ofrezco y que les conste que yo también les quiero y les valoro a ellos…  y si tenemos que apoyarnos cuando haga falta, pues ahí estamos, claro que si… pero cuando veo que todo eso no es recíproco, que los buenos sentimientos solo van en una dirección (de mi, hacia ellos), el mundo se me hace cuesta arriba y no puedo quedarme a su lado, así que ¡¡me voy!!

Y ya para acabar, me dedico unas palabras a mi misma y a tod@s vosotr@s :
Cuando una situación o persona te está hiriendo, puedes elegir quién prefieres ser: Víctima del mundo (y seguir llorando y lamentándote) o responsable de ti mism@ (y alejarte de esa situación o persona que te está perjudicando)

Nada ni nadie puede salvarte de nada ni de nadie (valga la redundancia), sólo tu mism@ puedes ser tu propio héroe, salvándote  de todo lo que te dañe, hasta de ti mism@... elévate por encima de todo aquello que te haga sufrir y vuela libre, porque ¡¡algo mucho mejor te está esperando!!. 
Sálvate y sé feliz.

Gemma-Enoa



jueves, 17 de mayo de 2012

Una nueva vida... ¿te animas?


Déjate mojar por la lluvia de esta primavera, que ella te limpie de todo mal, para empezar una nueva vida.

Una nueva vida, (a parte de todas aquellas que están a punto de empezar, a recién nacidos me refiero, que por cierto, felicito a tod@s aquell@s que tengan la bendición de ser padres, es que conozco a much@s que están a punto de serlo J), sería a mi parecer, aquella que decidimos empezar, dejando el pasado atrás y desligándonos de aquellos recuerdos pasados que nos hirieron (y/o simplemente, aprendiendo de ellos) abriendo las puertas a que nuevas personas, hobbies, entretenimientos, etc… entren en nuestras vidas, a recomenzar, a liberarse de prejuicios, apartándonos de aquellos miedos que nos atan a una vida cómoda y segura, sin riesgos y sin emociones…. ¡eso no es vida! Porque la vida, “vivir”, es arriesgarse, es emocionarse, es acertar o equivocarse, es divertirse, es llorar, es reir, en definitiva : es “sentir”, más allá de la razón, sin traicionarnos a nosotros mismos, claro está y siendo coherentes con nuestro pensar, sentir, decir y hacer, cosa que creo fundamental para vivir tranquilos con nuestra propia conciencia...

...Una nueva vida es abrir nuestra mente a miles de millones de posibilidades de sentirnos realizados y felices, a buscar nuevas sensaciones, a sentir nuevas pasiones, a encontrarnos a nosotros mismos en tantas y tantas cosas, que pueden hacer salir a flote nuestras emociones, nuestro placer de vivir, a hacer salir a flote nuevas maneras de pensar que nos remuevan por dentro y nos lleven a mundos nuevos por descubrir... y es que hay tanto por descubrir... ¿no creeis?... y no significa precisamente romper con todo lo que tenemos ahora, quizás para algun@s si (para aquellos que no sean felices, con todo lo que tienen), quizás para otros, simplemente significa abrir los ojos y valorar realmente lo que tienen, porque es verdad que a veces, solo se valora lo que se tiene cuando se pierde.

…A veces, tomar la decisión de comenzar de nuevo, puede costar muchas lágrimas, antes de ponernos a ello,  pero éstas son necesarias para limpiar nuestra alma y/o corazón, ¡bienvenidas sean! cuando realmente tienen que salir a flote… que a nadie le asusten las lágrimas, pues muchas veces, son ellas las que nos salvan de caer en un pozo sin fondo o en adicciones u otras cosas autodestructivas (a quien seas, que tengas ese poder: ¡líbranos de eso!), las lágrimas son el desahogo de nuestra alma, la tristeza convertida en materia, son el desagüe de nuestro propio existir y sentir.

No cabe decir que las lágrimas deben tener un fin, sirven para lo que sirven y cuando el fin está servido, no es bueno regocijarse, cuando ya nos han limpiado, ¡sigamos adelante! porque siempre, como tanto hemos oído : “después de la tormenta llega la calma” ¡qué gran verdad! ¡¡Y cuántas sorpresas nos puede traer la calma!!, aunque ni nos lo imaginemos, una sabia compañera mía me dijo una vez: (mientras yo casi lloraba, por una situación de mi vida) -tu siéntate y espera- y no vi pasar a mi enemigo precisamente, cuando realmente le hice caso, acontecieron cosas muy importantes en mi vida.

Y como no quiero extenderme demasiado, sólo me alargaré un poquito más, esperando que valga la pena leerme, yo a mi misma y ustedes a mi, dicendo que cada día, tenemos el poder, si queremos, de empezar una nueva vida, de ilusionarnos, de proponernos metas, de pensar en objetivos, en ideales, que mientras no se cumplen o quizás, tal vez, se estén cumpliendo, disfrutemos viviéndolos (o soñándolos despiertos)… ¿porqué no? el objetivo no es el fin ¡¡sólo es el Principio!! y en el camino es donde podemos encontrar la ilusión y la felicidad.

…Y cada día puede ser un nuevo principio, ¿no creeis? …. ese momento, esa ilusión, esa pasión por lo que  hacemos que nos gusta o por lo que amamos y disfrutamos "ahora", eso es lo que comporta una nueva vida, un nuevo día, la felicidad del momento… ¿quién o qué nos va a quitar eso? Nada ni nadie, man que quieran.

Hoy empiezo una nueva vida. ¿y tu?, ¿te animas?

Gracias a tod@s l@s que me seguís, porque me dais momentos eternos de felicidad, mientras leo vuestros blogs, mientras me comentais, o simplemente por seguir ahí.
Gemma-Enoa.

os dejo un temazo de los Depeche Mode, para los que gustéis.


viernes, 3 de febrero de 2012

¿Orgullo o dignidad?

Desde pequeños nos hablan del orgullo como algo malo, algo que nos traerá problemas, dolores de cabeza, que nos enfrentará a los demás y etc… etc… pero yo debo decir que si estoy aquí, escribiendo, viviendo y compartiendo, es gracias a que, un día, mi orgullo habló por mi y no dejó que me acabara de hundir en la miseria y me acabaran de anular como persona, pues alejó a quien debía alejar, de mi vida.

Según en qué casos, el orgullo se asemeja a la dignidad, si lo perdemos, nos perdemos a nosotros mismos. Yo no digo que seamos siempre orgullosos, pero sí depende con quién, no perderse, por ejemplo, con aquellos que se creen mejores o consideran su vida más importante que la nuestra, con este tipo de personas, si las tenemos que tener al lado, por fuerza, por trabajo, como vecinos, o por cualquier otra situación, pues hay que andarse con cuidado, observar, ponerse uno en su sitio siempre y jamás dejarse pisar.

Aquí no hay nadie mejor que nadie, señores; sí, claro que unos seremos más listos, otros sabremos más de letras, otros de ciencias, unos hablaremos muy bien, otros escucharemos mejor, pero aquí básicamente, todos hacemos lo mismo : todos nacemos, vivimos y morimos; unos mejor, otros peor, pero cada uno de la mejor manera que sabe o que puede.

Por todo ello, yo, contenta y orgullosa de mi orgullo (valga la redundancia), que me salvó de seguir encadenada a una vida de sometimiento y tristeza, de callar, agachar la cabeza, aguantar y tolerar lo intolerable y después, llorar en soledad…. el orgullo y/o la dignidad que todavía no me habían podido robar, me llevaron a mi LIBERTAD, no acatando injusticias, arriesgándome a cosas que jamás pensé que, simplemente, por ser yo misma, me comportarían cualquier, injusto, tipo de riesgo…

Y sí, lo volvería a hacer, aún habiendo temido por mi integridad física… y desde aquí, animo a tod@s aquell@s que se sientan humillad@s, intimidad@s, sometid@s, amenazad@s, agredid@s, a que dejen salir su orgullo y/o su dignidad a flote, intentando, sobre todo, proteger su vida, pero salir, lo más rápido posible, de esa indefensión paralizante y destructiva, para poder volver a vivir en plena libertad (y quién sabe, si encontrar una amistad y/o un amor verdaderos) porque todo el tiempo que sintamos que nos la han estado robando, será el precio a pagar después, por nuestro propio sentido de culpabilidad, por habernos permitido, a nosotr@s mism@s, permanecer en esa situación… y es un precio demasiado caro. Que nosotros sepamos, sólo tenemos una vida que vivir y no tenemos tiempo de dejárnosla robar por nada ni por nadie. Un abrazo, amig@s blogger@s!!

Gemma-Enoa


lunes, 13 de junio de 2011

Por un Mundo Mejor!

Se creían que éramos tontos, que no veíamos lo que estaban haciendo con nosotros, se creían que no tendríamos ni voz ni voto y que acataríamos todo lo que ellos siguieran decidiendo por y para nosotros, que era sólo y cada vez más, nuestro empobrecimiento, para enriquecerles más a ellos..

Se creían que seguiríamos dormidos, sin hacer nada, mientras los jóvenes de nuestro país ven naufragar sus sueños, de simplemente poder tener un trabajo o simplemente poder independizarse o simplemente poder tener esperanzas de un mundo mejor…

Se creían que seguiríamos mudos, asumiendo todos los recortes de sueldos a que nos están sometiendo, a funcionarios, a educación, a despidos libres masivos de empresas, que ni siquiera van a quiebra... están destrozando todo lo que ha costado tanto de mantener, al pueblo y ahora se lo quieren finiquitar y vender al mejor postor, para poder seguir manteniendo su nivel de vida a costa nuestra…

Se creían que seguiríamos ciegos, viendo como cada vez más, van recortando las pensiones, apretando a su vez el corazón cansado de nuestros mayores, que han trabajado toda su vida para dejarnos un mundo mejor y ahora ven que no les ha servido de nada….

Se creían que seguiríamos tapándonos los oídos sin escuchar a los padres de nuestro país, cómo sufren por sus hijos, cuando se dan cuenta que, a este paso, llegará un día que no tendrán con qué darles de comer o donde cobijarles porque les han echado de su hogar, por no poder pagar una hipoteca inasumible, por su culpa…

Se creían que seguiríamos girando la cabeza, ignorando cómo los altos gerifaltes, políticos, grandes empresarios, banqueros, etc.. siguen enriqueciéndose, a costa de robarnos nuestros sueños, nuestra vida, nuestras ilusiones, nuestro futuro…

Se creían que seguiríamos mirando hacia otro lado, mientras vemos cómo nos quitan derechos fundamentales y que pagamos nosotros, como la seguridad social, dejando así que la salud, para los enfermos, sea solo accesible para los más ricos…!!

Se creían que seguiríamos echándonos una manta en la cabeza, mientras delante de nuestras narices, recortan y eliminan las ayudas sociales, que tanto nos ha costado conseguir, a base de trabajar, los que hemos podido, para ayudar a los más desamparados, para madres, para disminuidos, para gente sin recursos….

¡¡Pues se acabó!! el pueblo está despertando, el pueblo está saliendo a la calle, el pueblo clama justicia, una justicia real, separada de la política, no como lo que hay… el pueblo clama Democracia, el pueblo clama libertad y repudia la esclavitud que nos quieren imponer…

El pueblo despierta, señoras y señores, ¡¡se acabó el pastel!!, porque no hay pan para tanto chorizo el pueblo ha dejado ya de acatar, aceptar y bajar la cabeza como borreguillos, porque no somos sólo un número de identificación y no somos animales (aunque hay animales con más humanidad que algunos propios humanos), somos PERSONAS, con derechos humanos, con derecho al respeto, con derecho a la libertad, con derecho a hablar, a ser escuchados y a reclamar lo que es nuestro y jamás podrán quitarnos : nuestra dignidad, nuestros valores, nuestra ética, nuestra paz, nuestro amor y todo esto, de todos nosotros unidos, como nunca antes, nos hace tan y tan fuertes, que de repente, el poder cambia de manos, el poder retorna al pueblo, que unido, jamás será vencido, por reclamar simplemente, la verdad en un mundo tan corrupto que se desmorona por sí mismo y gracias a que el pueblo, por fin, lo ha visto y la conciencia humana, por fin está despertando.

Somos energía, somos Amor, somos Todo… podrán pegarnos, podrán disgregarnos, un día y otro, podrán abusar de nosotros, intentar que sigamos siendo esclavos de un sistema inhumano y caduco, pero no podrán acallar el clamor mundial que está naciendo y pide la Verdad, pide Justicia, pide Democracia y desea volver a los valores que nos están intentando quitar desde hace mucho, demasiado tiempo. ABAJO LA CORRUPCION, ARRIBA EL PUEBLO!!

El Amor es más poderoso que el odio, la Verdad siempre acaba venciendo a la mentira y la Democracia y la Justicia, reinarán en el mundo.

Entre tod@s, podemos hacer que más y más conciencias sigan despertando, por un MUNDO MEJOR.

Gemma-Enoa.

domingo, 7 de noviembre de 2010

Espejos



A veces, las palabras son demasiado gratuitas… es tan fácil criticar, juzgar, pensarnos mejor que el vecino… todo porque no reconocemos que él puede ser nuestro propio espejo, porque hay que saber que muchas de las cosas que no nos gustan de los demás, quizás las hacemos, pensamos o decimos, nosotros mismos, por eso digo que hablar es demasiado gratuito…

Creo que podríamos detenernos antes de juzgar, mirarnos a nosotros mismos antes de criticar, porque las comparaciones son odiosas, ¿o no les ha pasado nunca que alguien espere algo de uds. como si fueran otra persona o que, al contrario, ya de entrada, no les de la oportunidad de seguir conociéndoles por un simple detalle absurdo, porque les recuerda a alguien de su pasado y le entra el miedo de que les decepcione, como aquel/la?

Eso duele, porque nosotros no somos esa misma persona, nos han prejuzgado y creido como ella… y luego haremos lo mismo nosotros, como si de un efecto mariposa se tratara, no dando la oportunidad de seguir con una amistad u otra relación, porque pensamos que esa persona también nos decepcionará…

Podríamos romper ese efecto mariposa, no haciendo lo mismo que nos han hecho y nos ha herido, podemos aprender de ello, superarlo y seguir adelante… Por mi parte, intentando poner mi granito de arena, en este mundo tan loco, inicialmente, cuando hago una nueva amistad, sin esperar grandes cosas, pienso tan solo en “conocer” en dar a esa persona la oportunidad de entrar en mi mundo y compartiendo hasta donde, ambos, queramos compartir… y el resto ya se verá, el tiempo dirá si ha nacido una verdadera amistad, pero si ya empezamos comparando, prejuzgando, etc… más vale quedarnos en casita, en nuestra propia burbuja de cristal, a salvo, sin arriesgar y no ir, por la vida, haciendo daño a los demás, como va mucha gente, hoy en día.

No olvidemos que, a veces, somos espejos y también, si queremos, podemos ponernos en los zapatos de los demás, para comprender sus motivaciones para actuar de una determinada manera, que a lo mejor no ha sido, del todo, la correcta, pero ¿y nosotros? ¿siempre actuamos correctamente?…

Y ya para acabar, me acordé de una película encantadora, donde se muestra todo lo contrario al efecto mariposa, del que hablaba antes, en las relaciones humanas, donde se desarrolla un proyecto para cambiar el mundo, que trata de hacer el bien a los demás, altruisticamente, se llama “Cadena de favores” hace tiempo que me encandiló y hoy la voy a volver a ver, porque sé que todavía queda buena gente en el mundo, porque todavía tengo esperanza, porque he conocido personas que no sabía ni que podían existir y siguen ahí y seguro que hay más por descubrir.

Un abrazo para todos mis espejos ;-)

Gemma-Enoa.